Los problemas más frecuentes al hacer tortas, budines, cupcakes pueden ser por factores internos (ingredientes y proceso de batido) o externos (horno, molde, ambiente).

En la medida que sepamos cómo influyen en el resultado final, podremos controlar y cada vez lograr mejores tortas.
Empecemos…

La torta se infló de más en el medio

  • El horno estaba muy caliente cuando colocamos la torta. Por esto no se recomienda calentar el horno al máximo y luego bajarlo.
  • La mezcla tiene demasiado harina.
  • La cantidad de polvo de hornear es insuficiente.

La torta se hundió en el centro

  • La temperatura del horno ha sido muy baja.
  • Sacamos la torta antes de tiempo.
  • Cantidad de harina insuficiente.
  • Demasiado azúcar o polvo de hornear.
  • A veces nos pasa que la ansiedad nos gana y abrimos el horno para chusmear … NO LO HAGAS!, puede pasar esto.

La torta no creció

  • Los huevos o la manteca los incorporamos muy fríos.
  • La mezcla tiene demasiado azúcar.
  • La cantidad de polvo de hornear es insuficiente.
  • Faltó batido.
  • El horno estaba muy caliente.
  • Quizás creemos que el molde no importa, pero si es grande en relación a la cantidad de mezcla hará que no crezca.

La torta se pegó al molde / se rompió al desmoldar

  • Es indispensable engrasar y enharinar bien el molde.
  • Desmoldamos la torta sin esperar que se enfríe.
  • Se dejó enfriar la torta en el molde sobre una mesada, sin usar rejilla. Cuando no la usamos, no damos espacio a que se enfríe de forma pareja, manteniéndose el calor en la parte inferior.

Torta apelmazada

  • Los ingredientes no estaban a temperatura ambiente (muy fríos).
  • No precalentamos el horno.
  • La cantidad de polvo de hornear es insuficiente.
  • Los ingredientes no se batieron o integraron correctamente.
  • La mezcla tiene demasiada azúcar.
  • El horno está pasado de temperatura, lo que hace que se cocine primero por fuera.

La torta se agrietó en la superficie

  • Se batió de más y se incorporó mucho aire, que por algún lado debía salir.
  • La mezcla tiene demasiado harina.
  • El polvo de hornear no se incorporó equitativamente en la mezcla; por esto se recomienda tamizarlo junto con el harina.
  • El horno estaba demasiado caliente.

 

 

Deja un comentario